ASICS Gel-Nimbus 23: Para corredores tranquilos

14


Corredores amantes de la buena amortiguación, no perdáis de vista las ASICS Gel-Nimbus 23. En esta última versión del clásico de la casa nipona han tirado la casa por la ventana para ofrecer a los runners una gran combinación de amortiguación, estabilidad y retorno de energía.

Ideal para tiradas tranquilas, tanto de media como de larga distancia, por asfalto o por terreno mixto, las ASICS Gel-Nimbus 23 prometen convertirse en unas de las zapatillas más deseadas de la firma.

He tenido la suerte de poder probar este modelo, y os cuento cuál ha sido mi experiencia corriendo con ellas por asfalto y por tierra.

ASICS Gel-Nimbus 23: comodidad extra en las tope de gama de la marca

He de decir que esta es la primera vez que me calzo unas ASICS para salir a entrenar, y lo cierto es que tenía muchas ganas de probar esta marca en serio, visto que es la preferida de muchos corredores y que, además, tenía muy buenas referencias de amigos runners.

Lo primero que pude notar al calzarme las Gel-Nimbus 23 y dar las primeras zancadas es una enorme sensación de comodidad y una excelente amortiguación.

Personalmente suelo buscar zapatillas con bastante drop y buena amortiguación, que puedan ayudarme a que las rodillas no sufran tanto en los entrenamientos. Las Gel-Nimbus 23 cuentan con un drop alto, de 10 mm (es el que estoy acostumbrada a utilizar) y con una amortiguación extra suave, sin duda el punto fuerte de esta zapatilla.

La mediasuela, que es la parte que más nos interesa de esta zapatilla, cuenta con cinco materiales diferentes que, combinados, consiguen una gran amortiguación, una buena reactividad, y una gran estabilidad. El ya clásico FlyteFoam, el FlyteFoam Propel, el Gel (más cantidad que en modelos anteriores), el Twist Gel y su Trusstic System trabajan unidos para hacer de esta zapatilla una muy buena opción para los corredores.

La amortiguación, por supuesto, es muy notable en la fase de aterrizaje de la pisada, sobre todo si, como yo, pecas de talonear en carrera: hasta en distancias medias y largas tienes una sensación suave pero firme que te ayuda a seguir sumando kilómetros. El FlyteFoamFoam, menos denso, colocado en la zona más alejada del pie, nos ofrece amortiguación y reactividad; mientras que el FlyteFoam Propel, más denso y situado en la zona del talón, nos provee de más amortiguación todavía, y también de estabilidad.

En cuanto a la estabilidad, personalmente lo he notado mucho en la zona de apoyo del puente del pie, donde se encuentra el Trusstic System. Si bien con otras zapatillas esta zona quedaba, no en el aire, pero sí menos sujeta, me sorprendió que, nada más calzarme, esta zona del pie que puede resultar conflictiva para quienes tenemos los empeines altos (algo más frecuente en el caso de las mujeres), se mantenía cómodamente apoyada. Esto, además, no ha variado con el paso de los kilómetros, sino que la zapatilla ha mantenido su forma perfectamente.

Las Gel-Nimbus 23 incorporan además la plantilla Ortholite X-55 y están indicadas para corredores de pisada neutra. Podemos, como con otros modelos, cambiarla por nuestra propia plantilla en el caso de que usemos plantillas personalizadas para nuestra pisada; pero al tratarse de una zapatilla neutra previsiblemente funcionará bien para la amplia mayoría de los corredores.

La suela es muy similar a la de modelos anteriores, aunque sí podemos destacar el refuerzo en la zona del talón y su buen agarre tanto en asfalto como en tierra firme y camino, además de hacer de estas ASICS una zapatilla bastante flexible.

Sobre el upper, puedo decir que es muy cómodo y que se adapta perfectamente al pie. De nuevo, corredores con empeines altos, no tenéis por qué preocuparos: la zona de la lengüeta es suave y puede regularse perfectamente a través del cordonaje para no sufrir ningún tipo de daño.

Las Gel-Nimbus 23, además, cuentan con una buena ventilación y unos muy buenos acabados en el upper. Si hablamos de diseño, he tenido la suerte de poder probar la edición hot pink/sour yuzu, con unos colores llamativos que parecen que invitan a ponerte las zapatillas y a salir a correr. Podéis encontrar este mismo modelo en multitud de colores, unos más discretos que otros, y en ediciones especiales como la de Tokyo, en tonos rojizos, o la de Earth Day, en tonos crema.

Si hay que poner un “pero” a las Gel-Nimbus 23 este puede ser que, a pesar de haber reducido su peso frente a modelos anteriores, siguen siendo algo pesadas respecto a algunas de sus competidoras.

No nos quedan dudas de por qué las Gel-Nimbus 23 son el tope de gama de ASICS para correr por asfalto o por terrenos mixtos, y es que con este nuevo modelo han mejorado los anteriores y siguen reinventándose y mejorando.

Lo más destacable sin duda alguna de estas zapatillas es su gran amortiguación y la comodidad y el confort que nos ofrecen en carrera. La sensación al ponérnoslas y al comenzar a correr con ellas es de “me podría hacer todos los kilómetros que quisiera con estas zapatillas”. Y esto es importante tanto a nivel físico como a nivel mental.

También la buena estabilidad que ofrece a nuestra pisada es otro de los puntos fuertes de estas zapatillas. Seguridad y comodidad son las grandes bazas de este calzado.

En lo personal, siendo amante de la gran amortiguación y siendo este mi primer contacto en serio con unas ASICS, me han sorprendido mucho, sobre todo en las tiradas más largas de entrenamiento, cuando he podido sacarle todo el partido a esa combinación de elementos en la mediasuela que hacen que la pisada sea sumamente confortable.

Todavía tengo unos meses por delante, pero es muy posible que sean las elegidas para mi próxima maratón.

Recomendaciones