Bajar de peso caminando

533


Caminar ayuda a bajar de peso, mejora la circulación sanguínea, mejora la postura y ayuda a perder barriga. La caminata rápida puede quemar hasta 400 calorías en 1 hora, lo que significa que la persona puede perder hasta 0,5 kg por semana solamente con este ejercicio.

Cuando se camina de forma regular y se asocia a una dieta baja en calorías prescrita por un nutricionista la pérdida de peso promovida por la caminata es mayor pudiendo alcanzar de 1 a 2 kg por semana.

La caminata tiene además otros beneficios para la salud que incluyen: reducción de colesterol, aumento de la masa ósea y disminución del riesgo de diabetes. Además de esto, está indicada para individuos de todas las edades y condiciones físicas, siempre y cuando respete sus limitaciones. 

Consejos para bajar de peso caminando

En caso el objetivo de caminar sea bajar de peso es importante seguir algunas recomendaciones como:

  • Preste atención a la respiración durante la caminata, inspirando por la nariz y expirando por la boca a un ritmo natural, esto con la finalidad de que el cuerpo reciba el oxígeno que necesita;
  • Camine por lo menos 30 minutos a diario 1 hora 3 veces por semana, manteniendo esta actividad regularmente;
  • Varie la intensidad y la velocidad de la caminata;
  • Evite realizar siempre la misma ruta para salir de la monotonía. Una buena estrategia es realizarlo al aire libre ya que aumenta los niveles de energía y permite que el cuerpo queme más calorías;
  • Use ropa y calzado adecuado para la actividad física;
  • Durante la caminata es importante hacer que el cuerpo entero trabaje esto se logra moviendo los brazos acorde a la pisada, contrayendo el abdomen y manteniendo las puntas de los pies un poco elevadas;
  • Es importante durante la caminata beber agua para mantenerse hidratado;

Además de esto, antes de la caminata es importante realizar un ejercicio de calentamiento para preparar los músculos para la actividad física, de esta forma se evitan las lesiones y se mejora el performance. El calentamiento se debe hacer de forma dinámica y progresiva realizando ejercicios semejantes a los que se harán durante el entrenamiento pero en menor intensidad como por ejemplo dar unos pequeños saltos para calentar las piernas.

Después de la actividad, es importante estirar los músculos para disminuir el riesgo de calambres y la concentración de ácido láctico en los músculos.

Recomendaciones