Conexión mente-músculo, ¿puede mejorar tu entrenamiento?

8


¿Puede mejorar tu nivel de entrenamiento con sólo pensarlo? Aquí lo que dicen los científicos y profesionales sobre la conexión mente-músculo.
Entre los fisiculturistas es una verdad universalmente reconocida que cualquiera que esté en busca de ganancias debe concentrar su mente tanto como sus músculos. Conexión mente-músculo.

El enfoque atencional interno, como se le conoce entre los científicos, describe la conexión entre mente y músculo. La teoría indica que al concentrarte intensamente en el músculo o grupo muscular que deseas trabajar durante un ejercicio, conseguirás incrementar la estimulación del mismo; en otras palabras: más estimulación debería conducir a mayor crecimiento.

Conexión mente-músculo, ¿puede mejorar tu entrenamiento?
Esto ha sido algo frecuente en los círculos de fisiculturismo desde hace décadas, y Arnold Schwarzenegger lo resumió él mismo:

“LAS PESAS SON SÓLO MEDIOS PARA UN FIN. QUÉ TAN BIEN CONTRAIGAS ESOS MÚSCULOS ES DE LO QUE TRATA EL ENTRENAMIENTO”.

Ahora, gracias en parte al incremento en popularidad de los entrenamientos de crecimiento muscular y una mayor comprensión de los beneficios asociados a la salud, la idea está ganando tracción entre los fanáticos del fitness.

Los defensores apuntan a un aumento en las investigaciones científicas que respaldan esta teoría. Por ejemplo, un estudio de 2016, publicado en el European Journal of Applied Physiology, encontró que los sujetos a los que se les pidió que se concentraran en usar sus pectorales y tríceps, respectivamente, al realizar un press de pecho incrementaron la actividad muscular en esas áreas más que aquellos que no lo hicieron, esto siempre y cuando no estuvieran cargando demasiado.

En 2018, un estudio publicado en el European Journal of Sports Science probó el efecto en el crecimiento muscular, no sólo la activación. A un grupo se le indicó que “apretara el músculo”, mientras que a otro se le pidió que “elevara el peso”, durante un programa de ocho semanas que incluía curls de bíceps y de pierna.

Mientras que ambos grupos obtuvieron algunas ganancias, el primero experimentó casi el doble de crecimiento en los bíceps. En cuanto a las piernas, no hubo un claro ganador.

“CON BASE EN LAS EVIDENCIAS ACTUALES, CREO QUE ES APROPIADO RECOMENDAR LA CONEXIÓN MENTE-MÚSCULO CUANDO EL OBJETIVO ES MAXIMIZAR EL CRECIMIENTO MUSCULAR”, DICE EL AUTOR DEL ESTUDIO, DR. BRAD SCHOENFELD, PROFESOR ASOCIADO EN CIENCIAS DEL EJERCICIO Y DIRECTOR DE RENDIMIENTO HUMANO Y FITNESS EN EL LEHMAN COLLEGE DE NUEVA YORK.

Al Stewart, responsable de acondicionamiento en la Universidad Loughborough, afirma que hay algo de valor en esa teoría, “si buscas adaptaciones estéticas, o estás enfocado puramente en hipertrofia (crecimiento muscular)”.

Sin embargo, no todo el mundo está convencido. El profesor Greg Whyte, exatleta olímpico y experto en actividad física, ha calificado al estudio del crecimiento muscular como “débil”, añadiendo que los autores tuvieron suerte de que no fuera él, el encargado de revisarlo.

Los científicos seguirán intentando resolver sus diferencias, pero los entrenadores, como el fundador de Power Moves Fitness, Mikhail St. Catherine, aseguran que desarrollar una conexión mente-músculo fuerte puede revolucionar las cosas.

“LOS RESULTADOS INCLUYEN UN CUERPO MÁS FUNCIONAL, FUERTE Y COMPETENTE”, ASEGURA ST. CATHERINE.

Algo que suena simple –pensar en los músculos que estás trabajando– puede, en realidad, ser complicado, especialmente en un comienzo.

Los autores de la investigación de 2018 afirmaron que la disparidad entre el crecimiento de los bíceps en los participantes, pero no en las piernas, es prueba de que sería más fácil usar la conexión mente-músculo en algunas áreas que en otras.

¿La buena noticia? Al igual que tus bíceps, estas conexiones musculares pueden ser entrenadas. Con eso en mente, St. Catherine ha desarrollado un entrenamiento de cuerpo completo con las claves que daría a sus clientes para ayudarlos a obtener mayores beneficios de cada movimiento.

Añade esta rutina a tu programa dos o tres veces por semana. Cuanto más te conectes con tus músculos, más fácil será. Cuando hayas dominado eso, entonces puedes elevar el peso.

Recomendaciones